Declaración- Jaiku largo

No me apetece tanto el ceviche

si no me lo das tú a cucharadas

No me llama la atención la ensaladilla negra

si no viene con tus uñas largas

 

Prefiero, la verdad, mirar el hueco

gigantesco de una dilatación añeja

y verte brincar por las calles

para llegar al fruto

 

Sí que comería, en cambio,

un poco de eso otro:

mandarina ácida

que jamás se traga.

 

Escupir contigo gajos

e insultos por la calle

Burlar a todo: a la pasma, a los pescaderos,

a los circenses y a la muerte

 

Me quiero sentar contigo

a cenar los poros de tu carne

a que devores las palabras deshilachadas

que olvidarás porque no dicen nada

 

Sin duda

se me antoja más apetitoso

cruzar la calle a caballito

que aliñar el caballito con romesco

 

Y a saber qué salsas son

esas impronunciables que cuestan

un ojo de la cara que no nos podemos permitir

porque necesitamos intactos

los dos ojos para vernos

 

Reír y reírnos

del mundo tal y como está

y llorarlo en la eternidad

de unos cuerpos de cera

 

En el silencio de la galería

que a mí me da risa y tú respetas

Como no respetas las banderas ni los mocasines

ni algunos insultos inaceptables

 

Quiero rebelarme contigo

en nombre de los vivos

contra las cenas de etiqueta

y los protocolos diplomáticos

 

Te haré rey en un castillo

y podrás salir de tu muslo para abrazar,

por los hombros, a la reina Isabel

y llamarla Isa

 

Reírte con Felipe,

el tuyo o el del Estado,

y renegociar las bases

de uno que tú prefieras

 

Que te exhiban aupado por la Castellana

y si te mareas mucho,

por la Gran Vía

de Murcia, que también vale.

 

A mí, lo que tú digas,

vale. Me vale.

Nos vale tó, si hay sonrisa,

caballito, mandarina, ceviche o ensaladilla.

 

Pero si me sueltas,

te juro,

si me sueltas el brazo

alrededor del cuello cuando paseamos

 

Mandaré a todas las autoridades

del mundo a que te detengan

y a los tres días te dejaré libre

para que resucites como siempre haces

 

Porque ni queriendo podría

odiarte. Porque un poco

ahora bastante

te quiero

 

febrero 2019
P.D. El chico en cuestión me dejó
un par de semanas después.
El 2019 ha sido un año pistonudo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s