‘Escapar del destino’- Jaiku largo

Antes,

cuando salía a fumar al balcón

donde una vez vi esclafada mi figura, inerte, en el suelo

-dark times-

y era de día

-clareaba-

a eso de las diez a eme,

 

siempre había una señora enfrente

en idéntica posición

-solo que enfrente-

en idéntica bata

-cuatro tallas más grande-

en idéntico moño

-descolorido y raído-

que fumaba.

 

Juntas exhalábamos el desasosiego y la desgana.

Yo la miraba, ella me miraba.

Yo la temía y ella me envidiaba

en bocanadas de dióxido más negro que el mío.

Solo nos separaban unos metros de vacío

-el precipicio del barrio-

y el factor tiempo.

 

Pues esta mañana,

después de meses de frenesí y alegría,

me he acercado a la ventana

y ella no estaba.

He sonreído como quien se asoma

a un espejo ennegrecido

y ya no encuentra su reflejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s