‘Vivir en IKEA’- Microhistoria

En un apartamento de 25 m²de IKEA, me siento en una colcha con motivos étnicos y gama cromática navy/sailor

-unisex-

mientras suena la Valse d’Amélie en mi iPhone 6SPlus de segunda mano y una chica enseña a su madre pasos de clásico en su silencio

-que no el mío-

y pienso cómo será recostarme en mi porción legítima de mundo.

 

Qué haré cuando pueda

invitar

trasnochar

amar

odiar

temblar

todo en el mismo espacio; dejar que goteen los soles y las lunas entre bombillas de bajo consumo de mi zulo orientación norte,

para entender,

por fin,

que los espacios no son nada

y a la vez son todo:

el punto de partida y de llegada. El escenario.

Pero vacío de contenido por sí mismo, incapaz de llenar una existencia este cubre-colchón étnico navy/sailor,

que la vida está más bien en el baile improvisado de esa hija hacia su madre frente a un espejo de IKEA justo al lado de la salida de emergencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s